El urbanismo que crispa a los grovenses

El municipio pontevedrés de O Grove tiene un grave problema urbanístico desde que se suspendieran las Normas de 1996 en 2002 por la Consellería. A falta de un Plan General municipal ha ido creciendo desordenadamente y ya hace 8 años el alcalde 'popular' M.Pérez desistió de hacerlo tras la rebelión de los vecinos. Ahora el Ayuntamiento lo va a intentar de nuevo, pero los ánimos están muy crispados ya que los vecinos consideran que no se ha contado con ellos (el eterno problema del urbanismo actual), con lo que los altercados públicos y las disensiones están garantizadas de antemano.
"LAVOZDEGALICIA* : «¿Quen matou ao meco?», preguntaba uno de los asistentes al pleno del pasado miércoles. «Fumos todos», respondió una voz de entre el público. La tradicional leyenda grovense se ha convertido estos días en la amenaza velada que lanzan los vecinos cada vez que tienen ocasión. Lo hacen para advertir al Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM). De hecho, ya hay quien lo ha dibujado colgado de la famosa higuera de A Siradella. No es esta la primera vez que los grovenses declaran la guerra a un documento urbanístico y la ganan. Pero nunca antes habían demostrado esa virulencia.

En el pleno del pasado miércoles hubo insultos -muchos y subidos de tono- y hasta agresiones. Los vecinos están enfadados y parece que ya da igual lo que haga o diga el tripartito. Aunque esto sea atender sus reivindicaciones.

¿Por qué en O Grove urge más una normativa urbanística que en otros municipios?

Porque la localidad meca tiene suspendidas por la Xunta las normas subsidiarias del año 96. Fue en el 2002 cuando el entonces conselleiro, Xosé Cuíña, intervino la normativa e instó al Concello a redactar un plan urbanístico. Desde entonces, la localidad carece de una regulación que le permita desarrollarse. Hace ocho años el alcalde, Miguel Pérez, intentó sacar adelante un planeamiento. Pero debido a la presión popular tuvo que desistir y este quedó olvidado en el fondo de un cajón. Entonces también hubo malestar y protestas, pero estas no alcanzaron las cuotas de indignación que se están registrando actualmente.

¿Qué ha pasado para que los vecinos estén tan enfadados?

El Plan Xeral de O Grove sale a exposición pública a mediados de octubre. Y enseguida se ve el interés que este despierta en los vecinos. La casa de cultura se queda pequeña para acoger las consultas y es preciso trasladar los planos a la Casa Azul. El técnico contratado no da abasto para atender las peticiones de información de los vecinos. A mediados de noviembre se decide incluso contratar a un segundo técnico, pues el primero resulta insuficiente. En este tiempo, el alcalde y dos de sus concejales se van de viaje oficial a Argentina. Cuando regresan, la oposición ya se ha encargado de dar su visión del plan a los vecinos. También se encuentran con la plataforma de afectados por el documento, que nace con el objetivo de lograr que se amplíe el plazo de exposición pública en un mes más y con el fin de facilitar información a los vecinos. El tripartito decide entonces tomar cartas en el asunto. Convoca las primeras charlas informativas y en ellas puede comprobar que ya hay muchos vecinos crispados por el documento. En todas hay exaltados que los increpan.

¿Cuáles son las principales quejas de los vecinos?

«Que me levan a terra». Así responden la mayoría de los afectados cuando se les pregunta qué mal tiene el plan general. Sus críticas se centran en los suelos de desarrollo, tanto en el rural como en el suelo urbano, en las carreteras y rotondas y en las viviendas que quedan fuera de ordenación. Sobre los primeros se quejan de que no les compensan, pues la mayoría son tierras pequeñas que tendrían unos elevados costes de urbanización que no compensarían nunca lo que van a recibir a cambio. De los viales y rotondas dicen que son desproporcionados y, literalmente, «que nós non precisamos carreteras tan grandes». Y sobre el fuera de ordenación argumentan que esa figura urbanística les impediría reconstruir sus viviendas en caso de incendio o derrumbe.

¿Incluye el documento grandes aberraciones?

En esta ocasión el equipo de gobierno ha optado por reducir drásticamente el número de nuevas viviendas que incluye el documento, en relación con el primer intento de PXOM. De hecho, el plan cuenta con los informes favorables de la Xunta. Las grandes carreteras, de las que se quejan los vecinos, tienen anchos de 16 metros. Una medida que, según ha repetido el tripartito hasta la saciedad, es la que obliga la ley. En cuanto a las viviendas fuera de ordenación lo cierto es que muchas de ellas ya lo están desde que se redactaron las normas subsidiarias del año 96. Lo que pasa es que los vecinos ignoraban esta situación. De hecho, aunque el PXOM no entre en vigor estos edificios seguirán estando afectados. Sobre las figuras de desarrollo previstas, el tripartito ya se ha ofrecido a introducir cambios, porque parece que algunas no se han ubicado en las zonas más adecuadas (entornos formados por las huertas de las viviendas que perderían construcciones anexas como garajes y piscinas para ganar suelo urbanizable).

¿Qué pide la plataforma y qué ha dado el tripartito?

La plataforma de afectados comenzó hace unas semanas una segunda recogida de firmas con el objetivo de lograr una segunda exposición pública del documento. Pero pronto incorporó más reivindicaciones a la misma. Ahora rechazan por completo este plan, que consideran que no se puede usar de base para redactar otro más acorde con las exigencias de los vecinos. Quieren que se cambie de equipo redactor, que se celebre una segunda exposición pública y que se devuelva el dinero de las alegaciones. También, responsabilidades políticas. Todo ello mientras insisten en que O Grove precisa de una normativa urbanística, pero una más acorde con el municipio. A casi todo ello ha accedido el tripartito. Ha anunciado el despido del redactor, ha prometido una segunda exposición pública y rehacer de nuevo el plan, con nueva planimetría, y utilizando las alegaciones de los vecinos como base. Pero nada de eso parece haber satisfecho a los afectados.

¿En qué situación se está ahora?

A falta de conocer los próximos pasos de la plataforma, el tripartito ha iniciado el proceso para rescindir el contrato con el equipo redactor. En breve, debería iniciar la contratación de uno nuevo. El futuro urbanístico de O Grove quedará en manos de la próxima corporación.


* La Voz de Galicia - M.Alfonso - 1.2.15
Foto: O Grove, protesta PXOM - M.Irago