Benimaclet: participación vecinal contra el urbanismo de la casta valenciana

El barrio de Benimaclet en Valencia siempre ha sido muy activo a nivel de iniciativas vecinales y, ahora, no podía ser menos ante el grado de abandono en que se encuentra debido a la nefasta gestión urbanística de la alcaldesa R.Barberá. Para ello han presentado un concurso de ideas como “estrategia pionera de participación ciudadana en el ámbito del planeamiento urbano”, y como alternativa al plan municipal especulativo que amenaza con destruir muchas hectáreas de huerta de alto valor ambiental y social.
"ELDIARIO* : La Asociación de Vecinos de Benimaclet ha decidido pasar a la acción para superar los proyectos urbanísticos del ayuntamiento para el barrio, “que prometen felicidad ciudadana y beneficio económico, pero que pocas veces responden a las necesidades reales”. Para ello, ha convocado un concurso de ideas que, entre otras cosas, ayude a superar la transición entre Valencia y su huerta alrededor de los huertos urbanos del barrio, ejemplo de iniciativa de la sociedad civil al margen del poder político.

El concurso se presenta como una “estrategia pionera de participación ciudadana en el ámbito del planeamiento urbano”. Ha sido organizado por los vecinos y varios expertos (abogados, arquitectos, profesores de urbanismo de la Universitat Politècnica de València) y surge ante la parálisis en el barrio -una actuación urbanística (PAI) prevista desde hace 20 años ha sido finalmente aparcada- y la nueva planificación urbanística impulsada por el gobierno de Rita Barberá, que amenaza cientos de hectáreas de huerta.

La asociación, sin embargo, cree en el valor de este patrimonio, “un paisaje agrícola, milenario y de regadío tradicional, único en Europa”. Por ello, los vecinos de este barrio de 30.000 habitantes quieren “anticiparse al planeamiento de manera participativa para decidir un futuro compatible con la huerta”.

Su iniciativa “aspira a convertirse en un referente para la ciudad de Valencia, se plantea un modelo participativo sobre cómo gestionar los restos de la crisis inmobiliaria, y se genera una respuesta desde la sociedad civil que pone en duda los procesos urbanísticos y especulativos” que han contribuido a la actual crisis económica, moral y social que sufre España.

David Estal, arquitecto y secretario del concurso, valora positivamente la iniciativa vecinal. “Es urbanismo participativo porque es una convocatòria promocionada de una entidad con 40 años de historia que ante la incapacidad de la administración para resolver equilibradamente la transición de la ciudad con la huerta, más allá de una clasificación de suelo que responde a intereses particulares y reparto de beneficios, decide anticiparse e implicarse mostrando un abanico de propuestas”.

Estal, colaborador de eldiario.es, cree que el concurso puede ser un referente. “Contagia entusiasmo sobre aquello que no está solucionado por parte de la planificación ortodoxa y que deriva en descampados”. El jueves 8 a las 19.30 horas se presenta un proyecto que pretende definir cómo es y como quieren los vecinos de que sea Benimaclet.


* El Diario - Voro Maroto - 8.1.15
Foto: Varios vecinos trabajan en un huerto abandonado de Benimaclet.- eldiario