Cartagena.- Urbanismo legaliza las pérgolas y terrazas de todas las azoteas

Está visto que en este país es preferible construir ilegalmente y esperar a que se legalice, que hacerlo con todos los informes correctos, que suelen costar dinero y tiempo. Eso está ocurriendo con las miles de viviendas levantadas delictivamente en suelo rústico o sin los permisos pertinentes, y ahora también, con las construcciones fraudulentas que se realizan sobre las azoteas de los edificios, ya sean pérgolas como nuevos pisos encubiertos. El hecho de que esto se legalice sin más crea un precedente difícil de enmendar, además de un agravio comparativo para los vecinos que no lo han hecho, a sabiendas de su irregularidad urbanística. La caradura de los dirigentes del Urbanismo municipal y autonómico no tiene fin y, claramente, debería intervenir la justicia para frenar estos delitos flagrantes (fácilmente comprobables) y sentenciar a los culpables de estas acciones y a sus cómplices políticos que las permiten.
"LAVERDAD* : Los toldos, las pérgolas y los cerramientos con cristal u otros materiales móviles instalados en azoteas de edificios que tienen el máximo de alturas permitidas ya no serán motivo de denuncia y retirada obligatoria. Las comunidades de propietarios y los dueños de áticos de toda Cartagena podrán utilizar esas zonas, desaprovechadas hasta ahora. Así queda autorizado en virtud de la primera modificación puntual que se realiza al nuevo Plan General, que ayer recibió el visto bueno de la Comisión de Urbanismo y que será sometida a aprobación próximamente por el Pleno.

El concejal responsable del área, Francisco Espejo, indicó que se trata de «simplificar las normas y otorgar seguridad jurídica a los dueños de viviendas que hasta ahora estaban expuestos a todo tipo de denuncias». Dicho de otro modo, se legalizan los cerramientos, las terrazas y las pérgolas que se consideren 'no estructurales', con lo que se autoriza su uso, aunque no computen como áreas edificadas.

También se incluye la precisión de que los áticos de último piso tendrán el uso «específico vivienda» y no el más genérico «residencial».

El mismo criterio favorable a las construcciones existentes con algún elemento en situación irregular se aplicará para que todos los edificios cumplan las normas de «habitabilidad y accesiblidad». Por eso, se admitirán como legales las rampas y entradas que ahora están fuera de ordenación. Además, solo será obligatorio hacer dos plantas de párking subterráneo para uso de los residentes de nuevos edificios de viviendas. Hasta ahora, el mínimo era de tres, si era necesario para que al menos hubiera una plaza por vivienda.

Construcciones y arqueología

Los cambios en el Plan fueron ayer tan variados que la oposición prefirió no manifestarse. Destaca la eliminación de la prohibición taxativa de hacer obras «en zonas de intervención arqueológica, salvo las encaminadas al descubrimiento, protección y acondicionamiento de los restos arqueológicos o paleontológicos». A partir de ahora, se podrá hacer «lo que autorice la dirección general competente en materia de Patrimonio Histórico», en el sobrentendido de que ese departamento aplicará todas las limitaciones legales. De esta forma, el abanico de actuaciones es mucho más amplio, aunque quede sometido al dictamen de la autoridad competente.

La normativa sobre solares también será más laxa, ya que el vallado que hasta ahora se consideraba «provisional» hasta el momento de edificar, se admitirá como permanente.

Árboles menos protegidos

Otro cambio que flexibiliza la normativa para construir en zona urbanizable es el que elimina la obligatoriedad de evitar «daños en los árboles existentes en el entorno» de la obra que se ejecuta. A partir de ahora se podrán «eliminar los ejemplares arbóreos o arbustivos incompatibles con la ejecución» del proyecto. Su replantación no es obligatoria. Si el dueño del terreno consigue argumentar que es «imposible» hacerlo, por las razones que sean, podrá sustituirlos por otros «equivalentes».

También se ha eliminado la obligación de mantener la vegetación cuando se construya un parque o zona verde junto a un enclave protegido. Los ejemplares deberán ser «similares, no necesariamente los mismos», admitió Espejo. Esta modificación estará un mes sometida a alegaciones de los ciudadanos, tras su aprobación en Pleno.

La comisión revisó también dos cambios urbanísticos: uno para autorizar una urbanización en Los Urrutias y el otro, para una zona comercial en Cabo de Palos.


* La Verdad - EDUARDO RIBELLES - 28.11.14
Foto: Pérgola sobre terraza - foro