Un centro deportivo de Alcalá de Henares terminado en 2011 sigue cerrado

La época del despilfarro urbanístico delictivo continúa dejando ejemplos como esta Ciudad Deportiva en Alcalá de Henares, acabada de construir, tardíamente, en 2011 y que continúa cerrada y abandonada desde entonces. La Comunidad madrileña 'popular' invirtió 25 millones en su inútil realización, que se podían haber dedicado a otros asuntos urbanos de mayor necesidad. Pero ahí queda varada como barco naufragado y los responsables, empezando por la propia presidenta, E.Aguirre, continúan sin haber sido juzgados por tamaño despropósito despilfarrador. Como siempre, la justicia no ha estado a la altura de las circunstancias y ni siquiera ha investigado este grave delito urbanístico.
"ELPAÍS* : La Ciudad Deportiva de Espartales, en Alcalá de Henares (205.000 habitantes), aguarda cerrada pese a que la terminaron de construir en julio de 2011 tras sucesivos aplazamientos y revisiones del proyecto. La mole, al lado de la A-2, resume los excesos de una época en la que el ladrillo y las excesivas expectativas económicas cegaron a la Administración. Y refleja las promesas vacías de quienes abanderaron el proyecto en 2003, en 2007 y en 2011. Todos ellos años electorales.

“Su historia es la historia de un gran despropósito”, resume el portavoz municipal del PSOE, Javier Rodríguez Palacios.

Con un presupuesto inicial de 60 millones de euros, la Comunidad terminó invirtiendo 25 en una parcela de 63.597 metros cuadrados (18.000 edificados) cedida por el Ayuntamiento en julio de 2007. El complejo se ejecutaría en tres fases. El coste de la primera parte de las obras sería de 25 millones y debía estar terminado para la primavera de 2007. Es decir, a tiempo para las elecciones de ese año. Para entonces la Ciudad Deportiva debía haber contar con varias piscinas, espacios deportivos cubiertos, 12 pistas de pádel, dos campos de fútbol 11 con césped artificial y un rocódromo. La segunda fase quedaría ya para el siguiente mandato municipal: un campo de fútbol para 10.000 espectadores, un campo con pista de atletismo, un pabellón cubierto con graderío. También habría bolera, petanca, deporte playa, un palacio de hielo y dos pistas de patinaje.

La directora general del Instituto Madrileño del Deporte, Carmen Castell Díaz, apeló a unas “circunstancias sobrevenidas” para justificar el cierre del complejo el pasado abril en la Asamblea de Madrid. La principal, la modificación de la adjudicación en octubre de 2008 del contrato de obras de la primera fase a la empresa Ortiz, Construcciones y Proyectos por un importe de 18,8 millones: 6,2 menos que los 25 millones del presupuesto base de licitación de mayo de ese año.

Finalmente, el 6 de febrero de 2009 se realizó el acto de colocación de la primera piedra. Entre los asistentes estaba el consejero de Deportes, Alberto López Viejo. Tres días después, abandonó el cargo por el caso Gürtel. Tres meses después de ser destituido, López Viejo resultó imputado. A raíz de la decisión del Ejecutivo autonómico de ampliar en septiembre de 2010 el presupuesto del contrato en siete millones más, dejándolo nuevamente en 25 millones, el Consejo Consultivo advirtió de las “irregularidades” que habían acompañado al proceso de contratación. También avisaba de las “importantes irregularidades observadas en el desarrollo de la obra”, animando a exigir responsabilidades. Castell Díaz justificó la paralización del proyecto en la Asamblea porque la Comunidad permanecía a la espera del resultado final de una auditoría sobre el estado de la obra ejecutada. “El Gobierno regional admite que las obras ni tan siquiera habían sido recepcionadas, que están pendientes de una auditoría de las obras”, lamenta Rodríguez Palacios, el candidato socialista a las elecciones locales de mayo de 2015.

El pleno municipal aprobó en septiembre de 2011, a propuesta del PSOE, exigir al Gobierno regional la apertura de la Ciudad Deportiva. El PP votó en contra, al igual que en un pleno extraordinario en 2012 en el que los socialistas volvieron a solicitar la apertura del complejo. El PP gobierna de forma ininterrumpida la localidad desde 2003 (el alcalde actual es Javier Bello). Esta legislatura cuenta con 12 concejales por nueve del PSOE, tres de IU, dos de UPyD y uno de España 2000, partido de ultraderecha.

Promesa electoral (incumplida) de 2003

La historia de la ciudad deportiva de Espartales se remonta a la campaña de las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2003. La legislatura se agotó y la promesa electoral del PP, con Bartolomé González en la alcaldía y Esperanza Aguirre al frente de la Comunidad, no pasó de las palabras.

“El compromiso de construir la ciudad deportiva es absoluto. Tanto el alcalde como la presidenta regional lo plantearon en sus respectivas campañas electorales y el interés de ambos es total. De hecho, podemos decir que esta tercera ciudad deportiva es un proyecto de la Comunidad puesto que se ha comprometido a financiarlo íntegramente”, afirmó en abril de 2005 el concejal de Deportes Marcelo Isoldi. “La tercera ciudad deportiva empezará a construirse en primavera”, insistió en enero de 2006.

A finales de octubre de 2008, el entonces consejero de Deportes, Alberto López Viejo, asistió con el alcalde a la entrada de las excavadoras y movimiento de tierras que anunciaban el inicio de la construcción del recinto deportivo. López Viejo, imputado por su participación en el caso Gürtel por cobrar supuestamente mordidas de hasta el 10% por cada acto que montó la trama corrupta, señaló que el Ejecutivo autónomo y la constructora habían acordado un plazo de ejecución de 18 meses, de forma que las piscinas y las otras infraestructuras deportivas estuvieran listas para finales de 2010. El nuevo plazo tampoco se cumplió.


* El País - José Marcos - 8.10.14
Foto: La abandonada Ciudad Deportiva de Espartales, en Alcalá de Henares. / ÁLVARO GARCÍA