Peñíscola deberá afrontar una nueva sentencia urbanística millonaria

Son varios los asuntos económicos que el Ayuntamiento de Peñíscola (Castellón) deberá solucionar próximamente, debidos a antiguas sentencias urbanísticas contrarias. Así ocurre con el 'caso Llopis' (seis millones de euros), el edificio Mirad’Or y, ahora también, la actual zona ajardinada situada junto a Peñismar (cuatro millones de euros), un contencioso de los años 80's. Como siempre, hay acusaciones políticas cruzadas sobre quién es el responsable de estas actuaciones ilegales, pero la realidad es que el Urbanismo de la localidad lleva muchos años siendo caótico, perdiendo gran parte del encanto paisajístico que poseía, y que, al final, los paganos de estos delitos municipales serán los ciudadanos, una vez más.
"MEDITERRÁNEO* : El Ayuntamiento de Peñíscola se enfrenta a un nuevo mazazo económico, en forma de indemnización por decisiones urbanísticas tomadas en el pasado. Si en los últimos años se ha llegado a acuerdos para proceder al pago aplazado de la llamada sentencia Llopis --con un montante global de seis millones de euros-- y por el caso del edificio Mirad’Or --por un importe de 720.000 euros--, ahora deberá hacer frente al pago por una expropiación realizada en los años 80 que la justicia ha sentenciado como irregular.

Tras haber agotado todas las vías legales, el consistorio debe asumir este nuevo asunto, que tiene como ubicación la actual zona ajardinada situada junto a Peñismar. Aunque el montante total aún está por precisar, podría alcanzar los cuatro millones de euros.

El alcalde, Andrés Martínez, mencionó en el pleno que para este caso “se va a proponer un plan de pagos, con la intención de que en un plazo de 10 años queden abonadas todas estas sentencias, intentando que el Ayuntamiento no tenga que asimilarlas de forma traumática”, ni incrementar la presión fiscal.

Al igual que en el caso Llopis, este nuevo contencioso tiene como origen la era en la que Rafael Serrat --actual concejal de Esquerra Unida-- era alcalde por el PSOE. Desde hace meses, las acusaciones cruzadas entre el equipo de gobierno y Serrat se han convertido en un asunto transversal en las sesiones plenarias, independientemente del tema que se trate en el orden del día. El alcalde ha señalado que se citará a Serrat “en una comisión de investigación, para analizar estos hechos a los que tenemos que hacer ahora frente”, si bien las hipotéticas responsabilidades penales ya habrían prescrito.

Por su parte, Serrat niega que se cometieran irregularidades y acusa “a los más de 20 años de gobiernos del PP en el consistorio” de las decisiones urbanísticas que perjudican al municipio. Desde el equipo de gobierno calculan que el conjunto de sentencias puede sumar los 13 millones de euros. Una cifra inasumible en un mismo ejercicio, pues las cuentas locales de este año ascienden a poco más de 13,5 millones.

El Ayuntamiento ha logrado un plan de pagos aplazado de los casos Llopis y Mirad’Or y espera que pueda hacerse lo mismo en este nuevo asunto. Esto supone mantener cierta normalidad en la gestión, aunque afecta al apartado de inversiones. Este verano, la Concejalía de Urbanismo detalló algunas obras que no se pueden acometer, como la mejora de la avenida de la Mar, el asfaltado de calles o trasladar la sede de la Policía al Centro de Estudios.


* Mediterráneo - Bartolomeu Roig - 29.9.14
Foto: Peñíscola (Castelló), avance ladrillo - levante