El juez levanta la imputación de doce excargos de Adif por el accidente de Santiago

Otra vez la lamentable actuación judicial, teñida de política partidista, sale a la luz en el caso del accidente del AVE (Alvia) Ourense-Santiago donde murieron unas 80 personas en julio de 2013. La justicia ha sentenciado que el único imputado sea el maquinista del tren, mientras salva a 12 imputados de la empresa pública ADIF y, por supuesto, a los responsables políticos del ministerio de Fomento, con la ministra A.Pastor a la cabeza. La gravedad de este accidente queda diluida así en un despiste del maquinista, frente a la evidente responsabilidad técnica de un tramo mal señalizado, en pésimas condiciones y que nunca debería haber entrado en funcionamiento en ese estado. Pero así suele ocurrir siempre en este país y los poderosos políticos se siguen salvando de sus hechos chapuceros, por no decir delictivos, frente a la gran mayoría que lo observa indignada.
"ELDIARIO* : El maquinista del Alvia que descarriló en 2013 en Santiago vuelve a ser el único imputado por esta tragedia ferroviaria, toda vez que la Audiencia Provincial de A Coruña estimó los recursos de la Fiscalía y la Abogacía del Estado contra las imputaciones de doce ex cargos de Adif, informaron fuentes judiciales.

Ninguna de estas personas que formaban parte de la cúpula de esta empresa pública en 2011, cuando se puso en servicio la línea entre Santiago y Ourense en la que se accidentó el tren que cubría la ruta entre Madrid y Ferrol, llegó a prestar declaración ante el magistrado instructor de la causa.

Los argumentos esgrimidos por todos ellos para no declarar fueron que todavía permanecían sin resolver por la Audiencia Provincial los recursos presentados por la Fiscalía y la Abogacía del Estado contra sus imputaciones, y que sus letrados no contaron con el tiempo necesario para leer el sumario.

El maquinista, Francisco José Garzón Amo es en este momento, y de nuevo, el único imputado, después de que la Audiencia Provincial de A Coruña, ya en otra ocasión, exonerase a los miembros del consejo de administración del gestor ferroviario Adif y a los cinco técnicos responsables de la seguridad en la circulación.

El auto con el que el órgano de apelación levantó entonces la imputación de estos cargos supuso que la instrucción judicial retornase al punto en el que se encontraba a los cuatro días del suceso, con el conductor, -que no redujo la velocidad del convoy-, acusado de homicidio imprudente.


* El Diario - EFE - 8.10.14
Foto: Santiago de Compostela, tren curva accidente - EFE