Arona.- El exalcalde repite hoy en el Juzgado como imputado por el ´caso Relinche´

El urbanismo en el importante municipio turístico de Arona (Tenerife) está en la picota desde hace bastantes años (mirar en el buscador interno de este Blog). La situación ha llegado a ser asfixiante debido al empecinamiento de los últimos alcaldes de 'CoaliciónCanaria' en mantener una situación insostenible desde todos los puntos de vista. Ahora el exalcalde, G.Reverón, ha vuelto a declarar en calidad de imputado por intentar mantenerse en el cargo pese a una sentencia que lo inhabilitaba. Es decir, ya ni siquiera vale una condena por corrupción urbanística para que los alcaldes y altos cargos municipales dimitan o se vayan, ahora es necesario que las fuerzas de seguridad acudan al domicilio del sentenciado y llevarlo de nuevo a la justicia condescendiente. Mucho más fácil era cazarlos con lazo y meterlos directamente en chirona una larga temporada.
"LAOPINIÓN* : El exalcalde de Arona, José Alberto González Reverón, tuvo que declarar ayer en calidad de imputado por intentar mantenerse en el cargo pese a una sentencia que lo inhabilitaba, pero su presencia ante la Justicia se repite otra vez hoy porque también está siendo investigado por conceder una licencia para una supuesta cuadra de caballos. Está previsto que el regidor local durante nueve años y medio en el municipio sureño se presente sobre las 09:30 horas junto a otras personas involucradas, como el actual concejal de Presidencia y Medio Ambiente, Antonio Sosa.

Por la primera causa están imputados un total de 15 políticos: 12 de los 13 concejales que forman hoy el Gobierno local, los dos ediles de Centro de Arona y González Reverón. Los hechos tuvieron lugar en 2012 y se centran en un presunto caso de prevaricación continuada.

El caso Okupa surge cuando el antiguo mandatario nacionalista fue condenado en junio de ese año por enchufar a dos funcionarias en el Consistorio y, aún así, se mantuvo en el cargo cinco meses avalado por el apoyo de su partido y el del grupo de la oposición, mientras que el resto –Ciudadanos por Arona (CxA), el PP y el PSOE– abandonó todos los plenos donde se trató su condena para no caer en una presunta ilegalidad. Para justificar su continuidad en el Ayuntamiento, el Ejecutivo municipal solicitó dos informes externos en los que poder escudarse, uno de los principales argumentos utilizados por los imputados para defender su comportamiento.

Por lo pronto, ya ayer se cerró el ciclo de declaraciones de las 15 personas que están siendo investigadas por la Justicia, pero aún falta algunos testigos, como el denunciante, José Antonio Reverón (de CxA), y la secretaria municipal, quien elaboró un informe en el que advertía de que el exregidor tenía que dejar su cargo público. Junto a González Reverón, que estuvo dentro de la sala en torno a una hora y media, también fue llamado uno de los nueve testigos, el concejal del PP Dionisio Rocha.

En el caso Okupa, los abogados Felipe Campos, representante del edil que llevó el caso ante la Fiscalía, y José Pérez Ventura, por Izquierda Unida, se encargan de la acusación popular.

A esta causa se suma el caso Relinche, por el que tiene que ir a declarar hoy en calidad de imputados el antiguo alcalde de Arona y el actual concejal de Medio Ambiente. La Justicia investiga si el exregidor y el edil, que antes era el responsable de Urbanismo, permitieron la construcción de un supuesto chalet en suelo rústico con un permiso para una cuadrada de caballos.

Un vecino de la zona denunció hace tres años la ejecución de las obras asegurando que el dueño de la edificación, aún sin terminar, es familiar de José Alberto González Reverón. La acusación defendió que el Ayuntamiento solo dio permiso para levantar en el terreno una cuadra de caballos sin tener licencia de actividad clasificada y, según él, a una distancia muy inferior a la legalmente establecida para este tipo de instalaciones.

Aseveró, además, que la Corporación local también concedió a este mismo allegado la prescripción urbanística de la primera planta de su vivienda "mientras no lo estaba", a lo que se suma la posterior construcción de una segunda planta, excediendo la volumetría y camuflando el techo, según el denunciante.

Por lo que defendió el vecino, es la segunda obra supuestamente irregular que forma parte de este caso y que el Consistorio aronero le autoriza a la misma persona. El denunciante, asimismo, dejó claro en su momento que en varias ocasiones le advirtió al Consistorio de que los trabajos que se estaban llevando a cabo no se ajustaban a la licencia concedida y que, en el caso de la cuadra, en vez de ser un establo consideraba que era un chalet de dos plantas.

Según él, tanto González Reverón como Antonio Sosa eran "conscientes" de las presuntas ilegalidades. Pero a estas dos actuaciones también se suma otra llevaba a cabo "con una licencia menor cuando era mayor", afirmó.

Por otro lado, tanto el exalcalde como ese mismo concejal también están acusados por el caso Arona, una presunta trama de corrupción que gira en torno a unos 80 contratos a dedo y 200 licencias ilegales. Aunque estaba previsto que fuera la Sección Sexta de la Audiencia Provincial quien lo juzgara, ha comunicado que se abstiene, por lo que tendrá que adjudicarse de nuevo.


* La Opinión Tenerife - Ylenia Lorenzo - 17.9.14
Foto: Arona (Tenerife), ayuntamiento - coralia, picasaweb.google