Inhabilitado durante nueve años el exalcalde de Miraflores de la Sierra

La sierra de Madrid continúa siendo un foco atractivo para la especulación urbanística, como se ha demostrado en numerosas ocasiones. El pueblo de Miraflores no podía ser menos debido a su atractivo turístico. Hace 7 años (siete) el gobierno municipal presidido por el alcalde socialista J.Esteban aprobó una urbanización en el arroyo de un cauce, evidentemente sin los preceptivos informes técnicos. Las obras se comenzaron ilegalmente, pero el caso fue denunciado por vecinos y ecologistas y el juzgado las paralizó cautelarmente, algo digno de ser imitado en otros lugares. No obstante, hasta hace pocos días la justicia no se pronunciado condenando al alcalde prevaricador, demasiado tiempo para hacer cumplir la ley en toda su amplitud.
"ECOLOGISTASENACCIÓN* : Mediante sentencia de los juzgados Penales de Madrid se condena a nueve años de inhabilitación al exalcalde de Miraflores de la Sierra por un delito continuado de prevaricación. En 2007 el entonces alcalde aprobó la construcción de una urbanización en el cauce del arroyo El Carrascal, conociendo esta circunstancia y sin contar con los informes y autorizaciones preceptivas. Ecologistas en Acción que ha sido acusación particular en el procedimiento se siente satisfecha con el fallo judicial.

El 26 de enero de 2007, el entonces alcalde de Miraflores de la Sierra, el socialista José Esteban Esteban, aprobó definitivamente por decreto, el proyecto de urbanización del ámbito denominado El Tomillar. Esta decisión se tomó a pesar de que durante varios meses antes, el movimiento vecinal agrupado alrededor de la plataforma SOS Miraflores y Asociación Ecologista Peñalosa-Ecologistas en Acción de Miraflores de la Sierra, se venía oponiendo a la realización de la urbanización, basándose en informes geológicos que lo desaconsejaban. La construcción de la urbanización El Tomillar, estaba proyectada sobre una ladera de fuerte pendiente sobre el cauce del arroyo El Carrascal. De hecho tres de las parcelas residenciales y los muros de contención invadían el cauce.

El decreto de alcaldía que autorizó definitivamente la urbanización se emitió sin atender al informe técnico del propio ayuntamiento que resolvía admitir las alegaciones vecinales, en el sentido de que el proyecto debía ser remitido a la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), antes de ser aprobado. De hecho cuando la CHT recibió la propuesta, emitió informe denegando la autorización, pero esto fue en mayo de 2008, cuando el alcalde había autorizado el proyecto de urbanización en enero de 2006 y se habían iniciado las obras en el 2007.

Ante estos hechos, la plataforma vecinal SOS Miraflores, presentó denuncia ante los juzgados de Colmenar Viejo que decidió paralizar cautelarmente las obras que se habían iniciado. En ese momento se habían levantado cuatro muros que iban a hacer de contención de las tierras de la ladera. Ecologistas en Acción, integrante de la plataforma vecinal se personó como acusación particular desde el inicio del procedimiento dando voz, de esta forma, a las denuncias vecinales a las que el alcalde hizo caso omiso.

La sentencia emitida por el Juzgado de lo Penal número 31 de Madrid, de fecha 22 de julio y trasladada a las partes en septiembre, se expresa en términos muy duros. En el fundamento de derecho tercero dice textualmente: "nos hallamos ante la adopción de una resolución por el alcalde imputado que es evidentemente arbitraria, por ser a simple vista contraria a la legalidad (…). Se acredita además que el imputado era consciente de dicha arbitrariedad al ser advertido por previas alegaciones y por el informe técnico sobre las mismas (…)".

La condena se ha impuesto en base a las penas establecidas en el artículo 404 del Código Penal referido a los supuestos de prevaricación que engloba a las autoridades que a sabiendas de su injusticia dicta una resolución arbitraria en un asunto administrativo. La pena de nueve años roza el máximo establecido en diez años, debido a la contumacia en las decisiones ilegales.

Ecologistas en Acción se muestra satisfecha por la sentencia aunque lamenta que sea necesario recurrir a la vía judicial para paralizar actuaciones urbanísticas que son evidentemente ilegales. Ahora quedan los cuatro muros construidos que tendrán que ser demolidos y restaurado el daño provocado.


* Ecologistas en Acción - 10.9.14
Foto: Miraflores de la Sierra (Madrid) - brujulasierra