A Coruña.- Legalizar las ilegalidades

JOSÉ MANUEL PONTE* : En la ciudad donde resido, el Ayuntamiento, de mayoría del PP, ha aprobado el Plan General de Ordenación Municipal, cuyo objetivo fundamental es legalizar todas las ilegalidades urbanísticas autorizadas por la corporación pseudo-socialista que presidió durante 23 años el (por tantos motivos) recordado alcalde Paco Vázquez. Y lo ha hecho en el canicular mes de agosto, habitualmente inhabil y vacacional, casi en secreto, sin someterlo a información pública ni admitir alegaciones. Algunos concejales de la oposición no pudieron asistir a la cita al estar fuera de la ciudad y otros se negaron a ello en señal de protesta. Un grupo de vecinos que interrumpió la sesión con gritos contra los especuladores fue desalojado por agentes de la policía local por orden del alcalde.

Por lo que pude leer en las reseñas de prensa, el susodicho Plan de Ordenación (o Desordenación) pretende salvaguardar, entre otras cosas, el edificio construido en el solar de la antigua sede de Fenosa, pese a que reiteradas sentencias del Tribunal Superior de Galicia y del Tribunal Supremo habían declarado la ilicitud de la licencia concedida y obligaban, de hecho, al derribo parcial de lo construido para reponer la legalidad. La ejecución de la sentencia se ha venido demorando maliciosanente y el alto tribunal tuvo que advertir al ayuntamiento que podría imponerle una multa, variable en su cuantía, a medida que pase el tiempo sin que se cumpla lo ordenado. Una tomadura de pelo que, en cualquier país civilizado, hubiera supuesto ya el encausamiento del actual alcalde, del anterior y de todos aquellos concejales de urbanismo que autorizaron el desaguisado desde el inicio mismo del expediente. Además de eso, el Plan de Desordenación insiste en compensar con nuevos solares, en la cercanía de la torre de Hércules, a los promotores a quienes Vázquez había favorecido con una licencia para construir unos edificios que limitaban la vista del monumento declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. (Ya en su día, el añorado poncio, cuando le hicieron ver el despropósito que suponía levantar esas edificaciones, argumentó que el legendario faro romano se podría contemplar perfectamente desde cualquier otra parte, sin especificar si ese punto de observación pudiera ser la cubierta de un barco en alta mar o la cabina de un helicóptero en vuelo rasante, dado que desde el casco urbano de la ciudad resultaba imposible a medida que el muro de cemento lo rodeaba). La lista de atrocidades urbanísticas a perpetrar es grande (construcción en los muelles de edificios de diez alturas, rascacielos a la entrada de la ciudad y en la fachada marítima, incrementos de edificabilidad a la medida, etc), pero la nueva corporación está empeñada en llevarlas adelante con el argumento de que "hay que pasar página". Una frase que no quiere decir nada y menos aún en boca de un concejal de urbanismo al que (según leo en un periódico) el Tribunal Supremo ya le anuló el planeamiento de Ourense cuando era director xeral de Urbanismo de la Xunta de Galicia. La ciudad en la que resido tiene mala suerte con los responsables de su urbanismo. Hasta la guerra civil fue un conjunto atractivo en un lugar hermoso, como se puede comprobar en las fotos de época. Pero después...


* Faro de Vigo - Opinión - 9.8.12
Foto: A Coruña, entorno Torre Hércules - laopinioncoruna.es