Colmenar de Oreja persiste en la política del todo urbanizable

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Colmenar de Oreja, dado a conocer en un nuevo periodo de información pública, pretende multiplicar por cuatro el número de viviendas y por seis la población actual. Este plan general se divide en dos fases para eludir requisitos ambientales. ECOLOGISTAS EN ACCIÓN DE MADRID* lamenta que este municipio siga anclado en la política urbanística del “todo urbanizable”.

Colmenar de Oreja es un municipio situado al sur de la Comunidad de Madrid, colindante con Aranjuez. Con 8.357 habitantes, el Plan general de Ordenación Urbana (PGOU), plantea la construcción de 15.516 viviendas y la reclasificación de 7.424.449 m2 de suelo. Estas previsiones permitirían alcanzar una población superior a los 50.000 habitantes, lo que supone un incremento del 620%.

Los principales crecimientos se plantean en torno al núcleo principal, con la reclasificación de 264 ha (2.645.952 m2) distribuidos en diez sectores. En esta zona se prevé la construcción de 3.516 viviendas. Pero el desarrollo más importante se sitúa al oeste del casco urbano, separado más de 11 km, junto al casino de Aranjuez Este nuevo sector, conocido como Valdeguerra, tiene una superficie de 4.822.600 m2 y albergaría 12.000 viviendas.

Parte de los terrenos de Valdeguerra son propiedad de Fadesa que en 2006 adquirió, al menos 148 ha, por cesión del Ayuntamiento de Colmenar de Oreja, propietario hasta entonces. Sin embargo, el Plan General expuesto a información pública, ha omitido cualquier información al respecto de esta empresa que en 2009 presentó suspensión de pagos. Se da la circunstancia de que aunque el suelo actualmente es no urbanizable, en la publicidad que facilita Martinsa-Fadesa se afirma que es suelo urbanizable sectorizado ordenado pormenorizadamente en el PGOU de Colmenar de Oreja.

El nuevo PGOU de Colmenar de Oreja que ahora se ha dividido en dos fases, sigue utilizando el criterio del “todo urbanizable”, ignorando así los principios de la Ley de Suelo estatal. En ningún caso se justifica la enorme reclasificación de suelo urbanizable, a pesar de que así se solicita en informes de las Direcciones Generales de Evaluación Ambiental y de Urbanismo de la Comunidad de Madrid. Sin duda con la fragmentación del PGOU en dos fases se pretende eludir requisitos ambientales y minimizar el impacto de la reclasificación de suelo.

Ecologistas en Acción considera muy preocupante la actitud del Ayuntamiento de Colmenar de Oreja que, a pesar de la crisis inmobiliaria y del daño que la especulación urbanística ha causado a la economía española y al medio ambiente, siga empeñado en mantener un modelo desarrollista caduco e injustificado.





* Ecologistas en Acción > Comunidad de Madrid - 3.05.10
Foto: Colmenar de Oreja (Madrid) - cosasdemadrid.es